No Zalayeta No Party

En este momento no hay existencias de este producto ni está disponible.

SKU: N/D Categoría:

Descripción del producto

Apagados los ecos del quinquenio, hemos visto desfilar por el club a más de una centena de jugadores cortados por la misma tijera: a casi todos les faltaba, como mínimo, un atributo para ser merecedores de esta camiseta. Estarían los voluntariosos con limitaciones futbolísticas, los sobresalientes físicamente destrozados, y aquellos – los muchos – para quienes Peñarol fue tan solo un acto permanente de demagogia y el trampolín hacia una vida pública efímera pero sustanciosa en niveles elevados de popularidad, autos caros, fotos en boliches, derrotas que no duelen, y desconocimiento de la responsabilidad. Ser Peñarol, al menos en lo que refiere a aquellos con los que siempre conviene e interesa que esté todo bien, estuvo más emparentado con tatuarse escudos, besar escudos, y entregar la mensualidad, más que con actitudes profesionales mucho menos altisonantes pero igualmente evidentes.

Vi de Marcelo todo lo que soñaba ver, y más. Vi jugadas exquisitas, lo imposible en una baldosa, malgastar fútbol donde no había compañía. Vi sacrificio, vi a un millonario sacando un óbol para hacer tiempo, correr 70 metros bajo una lluvia torrencial para defender una pelota contra Juventud de Las Piedras, sacar cien mil pelotas en el área propia siendo delantero, y lo vi ilusionarse con ser campeón teniendo a Javier Toledo, Santiago Silva y un estropeado Rodrigo Mora de compañeros de ataque en Jardines del Hipódromo y Belvedere después de haber jugado con Pavel Nedved, David Trezeguet y Alessandro Del Piero en el Santiago Bernabeu y el Nou Camp.

Me respetó, a mí, a los socios, a los hinchas y a la camiseta. Nunca le importó que la ovación fuera para los mediocres o los faloperos, ni que la idolatría en el fútbol esté más asociada con los videos que se cuelgan en Facebook que con lo que verdaderamente importa. Puso al club por encima de todas las cosas. Colaboró con el sueño de todos, y solo nos enteramos porque en este tiempo nada se puede ocultar. Y, si bien nunca reclamó nada, estoy seguro que este último año de lluvia de aplausos cerrados, algunas veces injustificados en el presente, han de haber sido su confirmación de que el camino fue el correcto. Ganó la pulseada, una pulseada muy difícil de ganar: convencer al hincha de Peñarol de que eso es Peñarol.

Llegaron a USA! #TiendaCDS

Una foto publicada por TiendaCDS (@tiendacds) el

Talles

¿Qué talle soy?
¿Consultas? 094 558 697
TiendaCDS

Información adicional

Talles

L, M, S, XL, XXL

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “No Zalayeta No Party”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *